Tarde de otoño

 

 *

No hay sonrisa en esta lenta tarde de otoño.

cielo plomizo y hojas bailando al compás del viento

nada de extraño en el nudo que de pronto aprieta

en el hueco inquieto del estómago

 *

Y llueve lentamente en el alma y la ciudad...

los viñedos lloran, vacíos de sus pesados frutos

la vieja carreta se adormece inerte en el hangar

y el corazón añora primavera detras de la ventana

 *

No hay sonrisa en la soledad que acecha,

es solamente un grito de importuna angustia

grito doloroso que muerde un instante y sofocado se aleja

es un amor que colmado reposa tranquilo en su lecho.

*

Marie-Ange Bonnevie

cazilhac le 16. 11. 2005