Soñar... despertar...

*

A esa hora en la que muere el día,

y tras las montañas, lentamente la luz declina,

una hoguera se enciende en el alma, que,

asustada por las sombras,

atiza el fuego en vela del recuerdo.

**

 En los peldaños de las frías escaleras,

una y otra vez, cada noche oigo tus pasos.

Las puertas se desvanecen,

y te deslizas como un duende en lo más profundo

de mis sueños.

¡ Décadas aguardando la realidad del momento !

Tanta fábula ofuscando la cordura del entendimiento...

**

Y cuando pienso que ya te alcanzo...

cuando tus palabras comienzan a elucidar ocultos misterios,

y que el deseo arde vivo en el cuerpo...

cuando posees mi esencia y la vida al fin se entrega...

atiendo la voz de la verdad helar el alma,

apagar de golpe el delirio del ensueño.

Un día me quieres y otro... no sabes lo que sientes.

**

Que no es amor, o no lleva nombre... ¿ acaso es deseo ?

O ¿simplemente unión de varios y extraños desvaríos?

¿Qué son los sentimientos?

¿Qué es eso que dices que no entiendo?

Yo si sé lo que en mí siento...

**

Temblorosas y vacías,

mis manos se entregan a la noche y recogen el rocío,

y una voz murmura ferviente,

que el pasado no ha muerto, vive arraigado dentro.

**

Que importa la distancia, que importa la ausencia,

cuando existen profundos sentimientos,

son los silencios los que atraen los miedos.

Quiero respirar la noche con tu aliento,

 llenar las manos de tus suspiros nuevos,

sentir tus labios recorrer mi cuerpo...

**

Quiero borrar derrotas con tus palabras de ayer,

iluminar el presente con el calor de tu piel.

Y pronunciar tu nombre, y decir " te quiero"

y si estás ausente...

que acabe la noche en tu sangre ardiente.

**

Y si el silencio se aloja de nuevo en nuestro sendero,

 no más tristeza, no más nostalgia, no más dolor,

Si tus manos se cierran porque están vacías,

si tus ojos no ven como despierta el sol dentro

de mi corazón,

que no te importe matarme el alma, si no me amas,

que no te importe perderte en el perfume del recuerdo

en la distancia...

**

Marie-Ange Bonnevie

Cazilhac le 29.11.2002