Presentir

 *

Sentir morder el miedo de esta barra de acero

que aprieta el pecho...

y esa angustia latente, que no abandona un instante

la mente.

Abrir los ojos a la realidad que se presiente,

despertar sin dulzura, sin palabras que consuelen.

**

Aun no aprendí a vivir sin ti,

aun te reclamo en mi mundo de silencio.

Más si aun busco tus besos en el dolor de mi lecho,

ya no te añoran las ternuras de mi cuerpo,

ya no te aman los rincones secretos de mi alma,

ya los ojos quedaron secos de lágrimas,

ya la decepción mató sin remedio las ansias.

**

¿ Porqué siento otra vez esa barra de acero

desgarrar sin piedad el cuerpo ?

¿No hay medicina celeste que atienda los

heridos sentimientos ?

¿ No hay secreto remedio que colme

este insondable vacío que siento en el pecho ?

*

Marie-Ange Bonnevie

Cazilhac le 12.04.2003