Pasos en la niebla de un sueño

 

*

 

Pasos invisibles en la niebla,

un paseo de invierno, como aquél….

recuerda aquella mañana helada de escarcha,

caminando sin sentir el frío penetrar la vida,

unas manos unidas, la sonrisa abierta a la aventura...

recuerda...

Recuerda el calor de aquella rosa tersa y roja...

esa misma que hoy, marchita y descolorida,

aún perfuma las páginas de un libro de cuentos.

 *

Recuerda las noches temblorosas... repletas...

las miradas compartidas, exhaustivas de impaciencia.

Siente la piel rozando otra piel, palabras de miel...

los ojos abiertos, repletos de estrellas y cielo.

Y sin contar, reclamar más y más...

más de aquél divino cansancio entre tus brazos...

 *

Y esta noche recuerdo el sueño...

perdida entre el frío y la niebla de otro sueño.

Esta noche oigo pasos idénticos a otros pasos...

pasos decididos que se acercan, rozan, acarician, acompasan...

pasos amados que funden el hielo de la noche de abrumada...

 *

Mírame a los ojos ! Así, amor, despacio...

Ven a mi con el corazón repleto de poemas inéditos...

Tú, mi tierno amante de las noches de mi vida...
grítame en silencio que son tus pasos los que asaltan

los rincones de mi alma...

 *

En la mezcla de sueño y nostalgia de una noche de invierno,

la dicha grita por dentro, penetra las venas del cuerpo...

no despiertes... no despiertes... sueña...

continua tus pasos por la senda de la memoria abierta...

 *

Mira que en ese cuento, el amor es cierto...

es cálido, infinito, compartido y sincero.

No existe geografía que separe nuestras vidas,

estás a mi lado sin dudas ni mentiras,

y ni te extravías por otros senderos,

ni existen los secretos.

*

Marie-Ange Bonnevie

Cazilhac. Le 15. 03. 2005