Eso que llaman amor.

*

No sé que espero cada noche

cuando la hora bruja me roba el sentido.

 A esa hora en la que, el grito de tu ausencia

me ahoga el alma, en la quietud de mi cama.

Una extraña fuerza me arranca al sueño y en tus

brazos despierto.

**

Brujo fue este amor que no existió más que

en el encanto de ciertas noches de plenilunio.

En el misterioso capricho del destino,

en los deseos de mi precario universo.

**

Yo sentí eso que los poetas llaman amor...

esa nube de ensueño que rueda fugitiva por nuestra vida

y se evapora cual gota de agua, bajo el sol ardiente

de una tarde estiva.

Ese efímero sentimiento que no es más que

ansiedad y sufrimiento.

**

Amor...

Ilusoria y repetida palabra que no significa nada.

Perpetua causa de dicha o tristeza, por la que

se vive y se muere, desde que nació la tierra.

En sus ardientes devaneos abrasa el cuerpo...

y en sus engañosas mallas anula el alma.

**

Ya no aprisionarán más tus redes las ásperas

cadenas del pasado.

Ya no siento ni tus manos, ni tu falaz encanto,

ni tu dolor malvado.

Y puesto que solo eres leyenda ... que del falso sueño

se despierta...

ya nunca lograrás lastimar mi esencia.

Marie-Ange Bonnevie

Cazilhac, le 19.01.2003