Eres solo mentira

*

Con falsas palabras venciste poco a poco

la resistencia del alma,

tu espíritu atormentado vagaba por 

la noche incierta, buscando pasajeros deseos.

**

Por orgullo y vanidad

perseguías en las tinieblas de la soledad,

un frágil corazón con deseos de soñar.

**

Y venció el suave veneno de tu voz,

ese frágil corazón, se entregó.

Sin reservas, sin limites ni pudor,

como solo lo hace el amor.

**

Al fín las manos rozan, la piel reconoce,

quema el fuego, ama, mata... ¡ insensata ! 

No reconocíste la mentira en su risueña mirada vacía...

**

Vete, va... te puedes alejar...

un día la soledad ahogará tus sueños

y entonces... solo entonces, recordarás.

Marie-Ange Bonnevie

Cazilhac, le 13 Février, 2002