Con el murmullo del mar

*

Te detesto cuando adoptas esa actitud

fría, insolente y hasta perversa.

Pienso en las veces que decías, te quiero,

 puedo escribir un libro con ese cuento...

**

Todo era un mito, un sueño, 

una veleidad de niño pequeño.

Una sola vez sorprendí en tu mirada 

la suavidad del amor y el fuego del deseo.

Una sola vez hubiese dado la vida

por detener el tiempo...

**

Fue en aquel lugar... ¿ recuerdas? 

Solos tú y yo entre palmeras, y las pálidas luces

de la noche serena.

El murmullo del mar nos mecía lentamente...

yo sentía tu mirada, tu piel, mi alma...

y aquel doloroso deseo, de fundir mi cuerpo

en aquella llama.

M.Ange Bonnevie

Cazilhac. 04 Mars.2001